Si usted es ciudadano estadounidense y tiene más de 18 años de edad, usted tiene el derecho de opinar sobre como nuestro país es gobernado. Regístrese para votar y haga que su voz sea escuchada. Nuestras familias están contando con usted.